viernes, 2 de marzo de 2018

Día 7. Budapest. Centro histórico de Pest y el Mercado

Día extraño el de hoy en lo meteorológico tras la tregua que ayer el tiempo pareció darnos con ese sol que tanto agradecimos y esas temperaturas que algo subieron.
Hoy amaneció con una fina nevada que fue creando un manto blanco en las calles, mucha sal vimos arrojando en las aceras, y que por momentos era peligrosa porque con el frío y la helada por tramos era una peligrosa "pista de patinaje". Nuestro programa oficial hoy era bastante corto, empezando a las 9:30 para terminarlo a las 13:00, y con las caras de cansancio y frío que muchos tenían, fue lo mejor.
En este sentido hemos visto a bastantes chic@s pasando un frío innecesario, con zapatillas de tela/lona y calcetines tobilleros y con pantalones vaqueros y rotos, etc..

Bien, el autocar nos llevó hasta la parte trasera de la Basilica de San Esteban y desde alli admiramos su fachada para luego dirigirnos hacia la zona de los hoteles de 5* GL y ver esas imponentes fachadas y edificios que en su momento eran auténticos palacios.


Por el camino pasamos por la gigantesca noria de Budapest preciosa en el parque con tanta nieve.

De allí, muy cerca, fuimos al puente de las Cadenas donde admiramos esa construcción que tanto aportó para el crecimiento y evolución de Budapest al unir Buda con Pest facilitando el tránsito tanto de personas como del tejido comercial e industrial.

Desde allí volvimos a la Basílica de San Esteban donde finalmente decidimos dejar 40 minutos para visitarla y buscar un sitio donde tomarse algo caliente para combatir el frío.

Tras ese parón continuamos con nuestra visita con el objetivo de acabar todos en el Mercado Central de Budapest , de visita obligatoria para admirar la grandiosidad y belleza de ese espacio, pero donde además se concentran la mayoría de tiendas de souvenir con precios más aceptables que en otros sitios más céntricos y turísticos.





Algunos decidieron separarse del grupo y al llegar a la zona comercial occidentalizada (con los Hard Rock Cafe, Desigual, Zara, etc.),  y otros nos acompaña ron.
En ese mercado hay tres zonas claramente diferenciadas:
La del mercado de abastos tradicional, donde se puede comprar mucha carne y nada de pescado, frutas y verduras, embutidos y chacinas, especias, mucho prapika...

La de los puestos de souvenir donde se puede encontrar toda la variedad de souvenirs artesanos de esta ciudad: desde las cajitas de música mecánicas, pasando por las cajitas mágicas de apertura secreta, las muñecas artesanas con las vestimentas típicas, los productos de piel de la región, las camisetas típicas turísticas, la porcelana húngara, los llaveros e imanes de nevera con las estampas típicas, etc.
La de los puestos de comida tradicional, donde encuentras extrañas mezclas de carne y verduras, esas gigantes salchichas, trozos de pizza con extrañas mezclas, bolas de carne, gulash y un montón de platos muy vistosos y contundentes. No es de extrañar tanta contundencia y carga calorica en la comida con estas temperaturas.

Dentro del Mercado, eso si, muchísimo frío también....como pueden aguantar esos comerciantes tantas y tantas horas.
A las 18:00, justo cuando el Mercado cierra, el autocar nos trajo de vuelta y después nuestra cena a las 20:00 recordando que ahora toca con pena ir preparando las maletas y mañana un gran madrugón.
Buenas noches!
El primer viaje de sus vidas, seguro llegaran muchisimos más, poco a poco está llegando a su fin y seguro que no hay memoria suficiente para retener tantos momentos inolvidables.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Día 8. De vuelta a Estepona

Último día de nuestro viaje de estudios que arrancó cuando los teléfonos de las habitaciones sonaron a las 5:35 para decirnos que teníamos q...